“Un cambio a todos los niveles”

11 Feb

PERFIL

PR07_NEWPAPER_130213_LARA RAMOS


images

Título: “Newpaper, cómo la revolución digital transforma la prensa”
Autor: Albert Montagut (Barcelona, 1957)
Editorial: Deusto (Grupo Planeta)
Número de páginas: 430
Impresión: T.G Soler, S.A
Palabras clave: periodismo digital, evolución,
complementariedad, deontología, cambio social

Es tiempo de crisis. Y esta palabra lleva implícita la idea de un cambio. ¿Un cambio a todos los niveles? Probablemente, pero eso no es motivo de Newpaper. Albert Montagut nos presenta este manual de la revolución tecnológica que ha supuesto la llegada de Internet a la prensa escrita. Con el apoyo de los grandes del periodismo como López Iturriaga, Pedro J. RamírezPedro Rodríguez o Antonio Franco, Montagut indaga sobre la tremenda evolución a la que se ha tenido (y tiene) que someter la prensa, en todos sus niveles. Una evolución que sin duda ya atisbaron los más cautos, allá por los 90. Pese a los pesares de otros muchos conservadores que retrasaban la inminencia de este nuevo canal, que supondría un trasvase de los conocimientos adquiridos durante tantos largos lustros. Un medio que nada tenía que ver con las rotativas de toda la vida, ni con la forma de hacer periodismo. La llegada de Internet suponía la llegada de una nueva sociedad; una sociedad ávida de información y de ser los primeros en conocer todos los detalles, sin salir de casa. Un reflejo más de la importancia del reciclaje y por qué no, del optimismo, de ver en esta herramienta, un remedio a todos los males de la prensa. “Este cambio no ha sido sólo tecnológico, sino también filosófico, social, y humano”, recoge Montagut en su reciente libro.

Desde los inicios de la Red, existía la teoría de que la fusión print-online tenía que mantener la esencia del periodismo: el respeto deontológico, su independencia, la comprobación de fuentes, y la credibilidad del medio impreso. Esta era la fórmula exacta para lograr que el salto fuera realmente eficaz. Una fórmula que pese a los intentos de secundarla, todavía hoy se define a Internet como “un área de impunidad en el que viajan contenidos irresponsables y tendenciosos”, que exigen una cantidad de tiempo para poder discernirlos, y que no todo el mundo está dispuesto a conceder. Montagut recoge en su libro, que aún son muchos los que critican que más que un medio de comunicación propiamente dicho, se trata de una plataforma para la opinión. Quizás esta es una de las grandes lacras del periodismo digital, en el que la sobresaturación de blogueros, y de webs editadas con contenidos claramente subjetivos y partidarios confunden a los lectores, en detrimento de informaciones contrastadas, verídicas y objetivas.

En cualquier caso, algunos como Jorge Fernández Díaz de La Razón consideran que es importante distinguir los matices de cada medio, “el periodismo tradicional aporta algo que no se encuentra en las páginas web. El tiempo dirá en qué proporción se utiliza uno u otro medio, el online o el print”. Se habla de complementariedad. Los online buscan ocupar su propio nicho de mercado, y no redundar en lo que los print ya ofrecen, aunque esto no implica que sean opuestos.

albert

Entre sus reflexiones, el veterano periodista Albert Montagut indaga en el que parece ser uno de los principales problemas a los que tienen que hacer frente los online cómo afrontar la difusión de información de manera gratuita. Algo que dañaba directamente al modelo print. Tras las idas y venidas que han sufrido los periódicos digitales, de optar por modelos de suscripción convirtiendo lo que hasta ahora ha sido información gratuita, en información de pago, alguno como El País se dieron cuenta de que esa no era la estrategia más adecuada, para evitar la pérdida de ingresos por el medio digital. Y es que para que este modelo funcionara había que ofrecer algún plus que llevara a los lectores a pagar por los contenidos. Sobre todo en un momento en el que ningún otro medio había tomado esta iniciativa. El principal temor se centraba ahora en si será la renuncia a la investigación y el análisis la principal medida para paliar el gasto que conlleva hacer un periódico de calidad.

De la mano de Montagut hemos analizado la auténtica revolución que ha supuesto la llegada de la Red, a todos los niveles. La comunicación pasa ahora por otros canales, vía móvil o Internet. La llegada de este nuevo rol social deja atrás aquellas etapas en las que para recibir una noticia de última hora teníamos que esperar hasta el día siguiente, para dar paso a la era 2.0. Una era en la que prima la inmediatez, la multimedialidad, y la participación y acceso de todos los usuarios. “El print y el online no son modelos antagónicos, sino complementarios; son distintas formas de hacer llegar la información”.

41Todavía hoy el medio online cuenta con grandes carencias que le impiden alcanzar el Edén de los medios de comunicación. Sus principales handicaps pasan por encontrar un modelo de financiación rentable. Forjar una cultura de pago que permita la supervivencia de los contenidos de calidad. Solo así se podrá mantener a largo plazo el periodismo online. También tendrá que aprender a limitar la información objetiva de la mera opinión, aquella que lleva a que el lector sea incapaz de prestar la suficiente credibilidad al medio. Es importante abogar por un modelo de calidad en el que los parámetros que siempre han caracterizado al print se vean ahora reflejados en su nuevo hermano.

Algunos de los titulares que mejor “ilustran” este cuaderno de enseñanzas, serían los siguientes:

“La producción no tiene por finalidad central la oferta de mercancías, sino de experiencias vivas”

“Este cambio no ha sido sólo tecnológico, sino también filosófico, social, y humano”

“El gran peligro es que los periódicos caigan en la tentación de renunciar a la investigación, el análisis y el reportaje”

“Promocionar, divulgar y regalar la información a través de las nuevas tecnologías, es decir, llamar idiotas a los lectores que acudían a comprar los ejemplares de diarios de papel a los quioscos, no ha sido lo peor que han hecho sus empresas. Eso ha sido simplemente lo definitivo”.

“No hay periodistas de papel y periodistas de web, simplemente son distintas formas de hacer llegar la información”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: