Archivo | marzo, 2013

El coste de la profesionalidad

27 Mar

yo2PRO8_GLASS_190313_ MariellaPareja

Licenciado en periodismo en la Universidad de Pensilvania, con un futuro prometedor, contratado por la revista estadounidense The New Republic. Stephen Glass destacó por sus artículos en poco tiempo de entrar en la revista. Con tan solo veintitrés años, ya poseía un espacio en el que pudo publicar sus escritos.

glass

Hasta este momento nada parece ser sorprendente. Aunque tan joven y  pudiendo publicar ya tus propios  trabajos sería algo bastante especial, a lo mejor un sueño para los que comienzan esta carrera.

El periodismo es una responsabilidad. Como bien lo dice Albert Montagut, en “The NewPaper”,  la función principal de la prensa, de los periodistas es de ser el  “cuarto poder” permitiendo o intentando garantizar que la sociedad sea más justa y democrática.

Al ejercer esta profesión, uno tiene que ser consiente que es un deber hacia la sociedad. Uno se compromete a obrar de la manera más justa posible para que el sistema pueda funcionar correctamente. Algo que Sthepen Glass no cumplió.

Sigue leyendo

Anuncios

Corrupción periodística: el caso de Stephen Glass

27 Mar

PR08_GLASS_270313_LAURAMARTINEZSin título

El buen periodista debería estar siempre alerta, siempre atento a todo en la medida en que le sea posible, pero si además se trata de un tema en el que es particularmente especialista, esa atención o estado de alerta debería verse multiplicada por mil. Precisamente esto fue lo que llevo al periodista, de la edición digital de Forbes,  Adam Penenberg ha percatarse de la concentración de errores que había en el artículo Hack Heaven’ (El paraíso de los Hacker) de Stephen Glass, periodista de The New Republic.

Glass y Penenberg

Stephen Glass (izquierda) y Adam Penenberg (derecha)

Sigue leyendo

Fabuladores y buenas historias

27 Mar

PRO8_GLASS_190313_ PalomaMollá

“El periodismo está lleno de fanfarrones e imbéciles que intentan parecer más importantes de lo que son”. De esta forma tan clara y directa empieza la película “El precio de la verdad” basada en la historia real de Stephen Glass, redactor adjunto de la prestigiosa revista The New Republic y escritor de artículos apasionantes. “En la primavera de 1998 lo que creíamos saber cambió para siempre”.

Sigue leyendo

“Si te pasas, te lo pierdes”

27 Mar

PRO8_GLASS_190313_ LaraRamos


PERFIL“Tienes que saber para quién escribes. Y tienes que saber qué se te da mejor. Yo tomo nota de lo que le gusta a la gente. Y sobre eso escribo”. Sin excesivas indagaciones en esta reflexión todo sería correcto. Ahora bien si analizamos el sujeto y el objeto que hay detrás de esta afirmación empezamos a entrever demasiadas ideas imprecisas que más bien habría que matizar. El sujeto es Stephen Glass y el objeto es el “todo vale” al que parece aferrarse el prota de El Precio de la Verdad. Él es un joven periodista que trabaja para New Republic. Su afán de ascender profesionalmente y de hacerse con el reconocimiento de los de arriba le lleva a inventarse una sarta de mentiras que daban vida al reportaje “Hack Heaven”. Quizás no fueran solo sus ansias de crecer en el trabajo, lo que le llevó al delirio periodístico, probablemente también afectó el cúmulo de debilidades que se intuían en su personaje. En cualquier caso, el film de Billy Ray reabre el debate sobre el abismal poder de la prensa, y lo incontroladamente dañino que puede llegar a ser si los que trabajan en ella no ejercen de una manera responsable.

Sigue leyendo